Este es el Derbi Vasco

Si no puedes utilizar el balón como elemento que favorece a tu juego, utiliza el tiempo sin él para ganar los partidos. Aquí es donde aparecen Rico y De Marcos. El primero ocupa tal cantidad de zona de mediocampo que permite al pivote liberarse en cierta medida de la función de recuperación y, a su vez, proporciona un apoyo a los jugadores de banda para ayudar en el progreso por las mismas. El segundo actúa como factor sorpresa: tan pronto te recupera un balón en banda izquierda, que aparece rematando entrando por banda derecha o haciendo un desmarque que descoloca a dos defensores para que los de siempre rematen a gol. 
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Lo dije hace mucho tiempo, al jugador al que más se echaba de menos era a De Marcos. Es diferencial, es continuo y contagia con su esfuerzo al resto de compañeros.

Óscar tiene un instinto tremendo, domina el desmarque como el mejor. Un llegador al área tremendo aunque su limitada técnica le pueda penalizar al pisar esas zonas calientes.
Como siempre en San Mamés y ante la Real Sociedad, el Athletic tratará de marcar diferencias en la presión alta, el balón dividido y el juego aéreo, unas señas de identidad que han tenido especial trascendencia en los derbis de los últimos años. La salida elaborada y rasa de los ‘txuriurdin’ se ha visto comprometida y acosada por la numerosa y exigente presión bilbaína. Ahí, De Marcos y Rico parecen más propicios que otras piezas para desconectar a una Real que viene teniendo serios problemas para dominar el juego en la zona ancha,
Un dato puede marcar de nuevo la dinámica del duelo. El Athletic es el equipo de la Liga española que más duelos aéreos gana por encuentro, con 19.7, mientras su rival, la Real de Eusebio, es el 16º en este apartado, con 12.2. Leído en frío puede tener un significado relativo de cara al tipo de juego que realiza cada uno, pero cruzados en un derbi, jugado en San Mamés, y con De Marcos y Rico activados para recoger cada segunda jugada -maestros en ello-, Eusebio tendrá que tener especial cuidado en el ímpetu que se espera de leones tan experimentados.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Mikel Rico y Óscar De Marcos ya no son los que hace tres o cuatro temporadas marcaban un ritmo altísimo en todas sus intervenciones. Su físico, la edad y el paso del tiempo han reducido su capacidad de recorrido y explosividad pero siguen teniendo en la cabeza la idea que les hace más útiles. Situados en diferentes líneas del campo, Mikel en la base de la jugada y De Marcos en la línea de mediapuntas, su concurso está ayudando a Ziganda a competir de una manera concreta que podría tener un valor de peso en el derbi vasco del fin de semana.
No hace mucho, el Athletic de José Ángel Ziganda atravesaba un bache serio de resultados, identidad de juego y confianza en sus planes. Tras la lesión de Muniain y sin jefes concretos en la medular, su juego no encontraba manera de asentarse y labrarse un camino de noticias positivas. Entre problemas, su entrenador ha tocado algunas teclas para solucionarlo, y entre la inercia reciente y el derbi que aparece en el horizonte, el asunto parece clarearse algo más. Entre Óscar De Marcos y Mikel Rico están las razones de la mejoría.