Tottenham vs city

El tema del fracaso de Pep en Munich se da porque para mi el publico le da un estatus a furbolistas como Lewandowski, Muller, Alaba, Boateng, que no va acorde a su realidad. Buenos jugadores pero del grupo de los mejores? Para mi esta claro que no
Creo bastante evidente que Guardiola no ha tenido una plantilla desde que se fue del Barcelona de la calidad del Madrid actual por poner un ejemplo, diria que incluso con Neymar, Luis Suarez en plena foma(y sin jugar con Uruguay) es superior al Bayern, eso teniendo en cuenta las plagas de lesiones que tuvo en los momentos claves, ademas de en ese caso pelear contra la cultura propia de ese equipo. 
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
El City…. En los tiempos actuales por un jugador de nivel medio se paga lo que hace cinco por un superclase, el mercado esta tan inflado que como el Madrid no gane la Champios nos vamos a ir a cifras historicas por lo escandaloso del montante.
La entrada de Otamendi, quien ingresó al campo en lugar de Sané, llevó al City a retomar su módulo de tres centrales y dos carrileros. Esta decisión, con Walker –derecha- y Delph –izquierda- por fuera, ensanchó las paredes del equipo sky blue de modo que, haciendo correr la pelota de forma exterior, logró desarticular cualquier reducto de presión por parte del Tottenham. Sterling, liberado así del carril derecho –y más si cabe tras la entrada de Bernardo Silva, ya con el marcador a favor-, se encargó de materializar la decisión de su entrenador tras una acción embarullada en el área. Un uno a tres en el que Guardiola volvió a acertar de pleno con sus decisiones; donde Sterling, a pesar de cerrar la contienda, volvió a fallar más ocasiones de la cuenta; y que deja al City, a expensas de lo que haga en estos días el United, con demasiada distancia para tan poquito margen.
El Tottenham consiguió reengancharse al encuentro justo antes del descanso, y ese subidón moral secundó ciertos fantasmas en el City de cara al segundo asalto. El Tottenham salió del vestuario con una intención mucho más agresiva por recuperar el balón. Un nuevo escenario que comandó Dembélé como pivote izquierdo. El futbolista belga trató de imperar sobre el césped por físico, bien para recuperar –yendo al choque- como para imponer su sello –a partir de sus conducciones-. Un capítulo que no secundó el pánico entre los tres palos de Ederson, pero que sí obligó a Guardiola a cambiar de estrategia; por última vez en el encuentro, pues resultó decisiva.Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Guardiola aceptó el invite que le propuso el Tottenham de inicio. Pochettino, sobre su ya clásico 4-2-3-1, organizó al equipo en un bloque medio, en el que Alli, Eriksen y Lamela, de izquierda a derecha por detrás de Kane, fueron los únicos con potestad para romperlo a la hora de presionar la salida del City. Los cuatro atacantes y siempre uno entre Dier y Dembélé, en función del carril por el que circulase el esférico, trataron de cercar así los primeros pases de los de Mánchester, adelantando a su vez a Sánchez y Vertonghen por encima de la divisoria. Un compendio que el City, con Gabriel Jesús en punta, castigó de la manera más primaria: de un balón largo de Kompany a la espalda del central colombiano.